Excerpt for Catorce Leyes Universales en Siete Chakras by , available in its entirety at Smashwords



Catorce Leyes Universales

en Siete Chakras

Oscar Pallotta



Material copyright



Todos los derechos reservados

Todo el material de este libro pertenece exclusivamente al autor. Ninguna parte de este libro puede ser usada o reproducida por ningún medio gráfico, electrónico o mecánico, incluyendo fotocopias, grabación o por cualquier sistema de almacenamiento y recuperación de información, sin permiso por escrito del autor.

Descargo de responsabilidad

El material contenido en este libro no pretende ser un consejo médico, el autor de este libro no prescribe el uso de ningún producto o técnica como forma de tratamiento para problemas físicos, emocionales o médicos. Todo el material en este libro es solamente informativo.

Ilustraciones de: Veruska Brito

Diseño de portada: Karen N. Coronado



14laws7chakras@gmail.com





Dedicatoria

a mi hijo Christian, con amor y gratitud.



CONTENIDO



INTRODUCCION

El Cuerpo, El Ego y El Espíritu

PRIMER CHAKRA (Miedo)

Ley de la No Resistencia

SEGUNDO CHAKRA (Culpar y Culpabilidad)

Ley del Perdón

TERCER CHAKRA (Vergüenza)

Ley de Polaridad

Ley de Atracción

CUARTO CHAKRA (Mentiras Que Te Dices a Ti Mismo)

Ley de Responsabilidad Personal

QUINTO CHAKRA (Aflicción)

Ley del Desapego

SEXTO CHAKRA (Ilusión de Separación)

Ley de la Unidad

Ley de la Vibración

Ley de Dar

SEPTIMO CHAKRA (Apego a la Tierra)

Ley de Proyección

Ley de Karma

Ley de Gracia

Ley de Dharma

Ley de Reencarnación

CONCLUSIONES





INTRODUCCION

Como alumnos de 3er grado conocemos el ciclo del agua, las fases de la luna, los ecosistemas, la rotación y la traslación de la tierra, entendemos mucho de lo que pasa a nuestro alrededor. Como adultos, pasamos la vida aprendiendo todo lo que podemos para ganar tanto dinero como podamos y vivir lo mejor que podamos. Vivir bien significa no solo confort y satisfacción de nuestras necesidades y deseos, sino también tener control sobre nuestras vidas para no depender de los demás y escoger libremente. Y si la vida no se convierte en un hotel y spa con todo incluido, nos sentimos engañados. Es como si en algún momento entre el 3er grado y la madurez perdemos conciencia de nuestro alrededor y de nosotros mismos, y la perdemos para siempre.

No estamos interesados en como la materia se relaciona con el espíritu, lo que no es tangible no nos importa. Lo que podemos percibir con nuestros 5 sentidos es realidad y lo que podemos entender con nuestro intelecto es la vida. Nos contentamos con una idea borrosa de Dios y eso más o menos resume nuestra conciencia espiritual.

La cultura oriental parece estar más interesada en dar respuestas claras a las preguntas más importantes de la vida; ¿Quién soy? ¿Por qué estoy aquí? ¿De dónde vengo? ¿Por qué tanto sufrimiento? ¿Qué pasa después de la muerte? etc. En las próximas páginas tratare de responder algunas de estas preguntas usando una combinación de preceptos de filosofías occidentales y orientales.

Yo estoy más interesado en la metáfora de los chakras que en su definición tradicional, de acuerdo al hinduismo, los chakras son centros de energía distribuidos verticalmente a lo largo de la columna, cada chakra es un punto focal de meditación y eso hace exactamente la Meditación Chakra, se concentra en cada uno de los chakras para desbloquearlo. Básicamente respiras en cada chakra aumentando la velocidad de respiración lentamente a medida que mueves tu enfoque de los chakras inferiores a los superiores.

De vuelta a la metáfora, yo sugiero que los chakras están asociados con las leyes espirituales universales y que debemos seguirlas para aprender a desapegarnos del mundo material. En las palabras de Caroline Myss, ¨dominando gradualmente la seductora atracción del mundo físico¨.

En occidente, usamos una variedad de símbolos para explicar los Chakras. A cada chakra se la ha asignado un color, una vibración, una nota musical, una piedra preciosa, un aceite esencial, un sacramento, una fruta, uno o dos signos zodiacales y a veces hasta tres, y una glándula endocrina. Yo relaciono los chakras con desafíos, leyes espirituales y brevemente con el sistema nervioso autónomo. Superar estos desafíos abre los Chakras y permite el balance energético del cuerpo al permitir el libre flujo de energía a través de la columna vertebral.

Kundalini es descrita como una energía divina innata de gran volumen y pudiera ser esa misma energía corporal que fluye a través de los Chakras. Esta energía esta acumulada en la base de la espina dorsal, las palabras "energía acumulada" sugiere una energía potencial o energía almacenada lista para fluir, para transformarse en movimiento o energía cinética.

Originalmente, Kundalini fue el sujeto de una filosofía espiritual y luego evoluciono en una expresión física o yoga. Me gusta la metáfora, la herramienta didáctica que representa Kundalini, esa energía serpentina que se abre camino a través de los diferentes Chakras produciendo progresivos niveles de conciencia hasta alcanzar finalmente el Chakra de la corona logrando un cambio radical de conciencia. El avance de Kundalini causa enfermedades, lo cual significa que el karma está drenando. Cuando una dolencia comienza a aparecer, quiere decir que la carga del alma está lista para ser liberada. Deberíamos alegrarnos cuando un desorden físico se apodera de nosotros, significa que el alma se está deshaciendo de un lastre, se está purificando. Cómo alguien podría resistirse a esta metáfora?

Yo uso los Chakras como un mapa para trazar un camino hacia el despertar y la liberación espiritual. Un camino para despertarnos de ilusiones creadas por nuestros sentidos corporales y liberarnos de los apegos terrenales de nuestro ego.

Incluso sin practicar yoga Kundalini o meditación Kundalini, puedes tener un notable despertar Kundalini que se caracteriza por una sensación, un estallido o un intenso dolor que se mueve a través de la columna, si no experimentas un despertar Kundalini, está bien, no creo que haya una forma universal de alcanzar la conciencia. Personalmente, he experimentado "noches oscuras del alma" con síntomas físicos similares a los descritos en la literatura y atribuidos a Chakras desequilibrados y a ¨ascensión¨ ¿Son las noches oscuras del alma lo mismo que el despertar de Kundalini? ¿Son todas las enfermedades liberaciones de karma? Probablemente, en última instancia, depende de tu fe y tu experiencia; si experimentas síntomas similares a los descritos como despertar de Kundalini, tienes un despertar Kundalini. Si crees que tu karma es responsable de tus enfermedades, entonces lo es. Si crees que tus achaques son causados por la liberación de las cargas que lleva el espíritu, entonces lo son. No estoy interesado en convencerte de nada ni en desafiar tu fe, estoy interesado en conocer tu experiencia y compartir la mía. Cuando se trata de nacimiento y muerte y todo lo que ocurre entre uno y otro, tenemos muchas incógnitas y todos queremos respuestas sin el juego de palabras.

En este libro, espíritu y alma son usados indistintamente para evitar confusiones entre culturas. También, solo practico la meditación Vipassana y obtengo los mejores resultados cuando me despierto y me quedo en la cama y cuando corro. Yo no creo que haya una sola forma correcta de meditar.

El Cuerpo, el Ego y el Espíritu

El cuerpo

Hagamos una revisión rápida del sistema nervioso autónomo (SNA). El SNA tiene dos divisiones principales; simpático y parasimpático, estas divisiones inervan y regulan la actividad general de los órganos internos, también regulan ciertos procesos corporales, como la presión arterial, la digestión, la temperatura corporal y el ritmo respiratorio. El SNA funciona automática y autónomamente, o sea, sin el esfuerzo consciente de la persona. Cuando el SNA recibe retroalimentación del cuerpo o el entorno externo, este responde estimulando o inhibiendo procesos corporales.

Estás en el trabajo, el proyecto en el que has estado trabajando durante meses se está desmoronando en la medida que se acerca la fecha límite, tu jefe te llama "necesitamos hablar" tu presión arterial y tu respiración se aceleran, sudas profusamente, tu corazón late más rápido y la digestión se ralentiza, estas son respuestas de "lucha o huida" o de estrés de tu sistema nervioso simpático. A veces, un solo pensamiento cargado emocionalmente que cruza tu mente es suficiente para desencadenar estas respuestas. Más tarde, al llegar a casa meditas, la presión arterial y la respiración se normalizan, el ritmo cardíaco se ralentiza y la digestión comienza, ahora tu sistema nervioso parasimpático asume las funciones del cuerpo. Este ejemplo muestra dos divisiones del SNA que controlan los mismos órganos y causan efectos opuestos para mantener la homeostasis fisiológica interna.

Muchas tareas del SNA son llevadas a cabo por músculos lisos, estos músculos forman las paredes de los órganos internos huecos del cuerpo como las arterias, los intestinos, el estómago, la vejiga, los bronquios y los genitales. Estos músculos rodean los órganos para contraer y relajar la estructura hueca según sea necesario, estos músculos son involuntarios y están controlados por el SNA que regula las funciones corporales sin que nos demos cuenta. Los músculos lisos son responsables de ayudar a que los alimentos pasen por el sistema digestivo, expulsan la orina de la vejiga, comprimen los vasos sanguíneos para regular la presión arterial, controlan el flujo de aire en los pulmones y muchas otras funciones vitales.

Asignaré los primeros seis Chakras a los seis ganglios nerviosos principales, o grupos de células, del SNA distribuidos a lo largo de la columna vertebral, desde el cóccix hasta el tronco cerebral y el séptimo Chakra lo asignare a la corteza cerebral. Estos grupos de células nerviosas están interconectados entre sí para formar un complejo sistema de ganglios conocido como plexo. Debemos tomar en cuenta que en el hinduismo tradicional, los Chakras son centros de energía sutiles dentro del cuerpo y no tienen una ubicación específica y mucho menos están asociado a un ganglio nervioso. No creo que los yoguis supieran acerca del SNA hace 3500 años.

Si emparejamos cada Chakra con los plexos autónomos obtenemos la siguiente correspondencia con los órganos inervados:

Primer Chakra (Hipogástrico Inferior) Vejiga, Genitales, Recto, Colon.

Segundo Chakra (Hipogástrico Superior) Intestino delgado, Colon.

Tercer Chakra (Celíaco) Hígado, Páncreas, Tracto Digestivo, Bazo, Vesícula biliar.

Cuarto Chakra (Cardíaco) Corazón.

Quinto Chakra (Pulmonar) Pulmones, Árbol Bronquial.

Sexto Chakra (Tronco Cerebral) Faringe, Laringe, Nariz, Lengua, Ojos, Cuello.

Séptimo Chakra (Corteza Cerebral) Sistema Musculo esquelético.

El Ego

"La mente: un hermoso sirviente, un peligroso amo"

Osho

No existe un acuerdo universal para definir la mente, una definición es la siguiente; es la parte del ser humano responsable de los procesos y actividades, consciente e inconsciente, que abarca el pensamiento, el razonamiento, el sentimiento, el recuerdo, el juicio, etc.

El ego es una pequeña parte de la mente originalmente dedicada a la preservación y seguridad del cuerpo.

El alma no puede interactuar con este mundo y necesita un cuerpo para experimentar la vida. Una vez que el alma se une a un cuerpo, la mente inicia un proceso de identificación con el ego; esa pequeña parte de la mente. El ego crea una identidad, se identifica, con nuestra apariencia física, emociones, experiencias, posesiones, sistema de creencias y conocimiento. Creemos que nuestra imagen reflejada en el espejo es quienes somos, nos convertimos en nuestros logros, somos el hijo de alguien y el esposo de alguien, el dueño de esta casa y ese automóvil, nuestro equipo deportivo favorito y nos convertimos en lo que hacemos para vivir. El ego es quien creemos que somos y con el tiempo, la identificación crece en complejidad. Esta identidad creada por el ego usurpa nuestra identidad con el alma inmortal, que es quien realmente somos. Esta identificación con ilusiones, recuerdos, apariencias, símbolos y posesiones es una fuente importante de problemas y sufrimiento porque el propósito del ego es la supervivencia de nuestro cuerpo y por lo tanto se apega a todo lo que proporciona una sensación de seguridad y para el ego nunca es suficiente. Nos apegamos a todo tipo de cosas materiales, o más bien a símbolos, como personas, deseos y situaciones en una inútil búsqueda de seguridad que siempre nos elude. Como consecuencia, nos resistimos a los cambios, nos negamos a abandonar posesiones materiales y relaciones humanas por miedo por nosotros mismos, por nuestra propia supervivencia y finalmente, nos refugiamos en una vida rutinaria, sin sobresaltos y sin dinámica donde no sucede nada.

El hecho es que somos y siempre seremos nuestra alma, somos divinidad y somos uno con Dios, no somos nuestro ego o lo que nuestro ego cree que somos. Sin embargo, la función del ego no es engañarnos, el ego tiene muchas funciones importantes en nuestra travesía por este mundo.

Inicialmente, el ego debía ser como la computadora de un automóvil, un dispositivo que recopila datos sobre las funciones vitales del vehículo y envía comandos para mantener el automóvil operando correctamente. Sin embargo, de vez en cuando, las correcciones indicadas por la computadora no se pueden efectuar y se enciende una luz en el tablero que dice "chequear el motor". El ego, como la luz de advertencia, nos indica que hay un problema que debemos atender y aunque seguimos funcionando, el ego nos recuerda constantemente que no estamos bien, que tenemos problemas. Los problemas que me gustaría abordar aquí son problemas emocionales que se manifiestan a través del ego en forma de charla interna, involuntaria e incesante. La luz de "chequear el motor" es la voz incansable del ego en nuestra cabeza.

En el transcurso de muchos años acumulamos recuerdos, muchos de ellos dolorosos, estos recuerdos están asociados a fuertes emociones. Los recuerdos dolorosos usualmente son suprimidos o reprimidos en el subconsciente. Cuando la mente está agitada, reproduciendo recuerdos compulsivamente, instintivamente tratamos de calmarla utilizando técnicas de alivio de estrés o nos auto medicamos en lugar de ocuparnos de los problemas que el ego nos está revelando.

El ego actúa como un vehículo: un tipo de camión de basura que recoge los recuerdos cargados de dolores emocionales escondidos en el subconsciente y los lleva a la mente consciente para su procesamiento y eliminación. Esta basura emocional trae culpa, vergüenza, miedo, ira y más, mucho más y a menos que te ocupes de esta basura, el ego intensificará la descarga de basura emocional en tu mente consciente. Ocuparse de la basura significa aceptar la entrega del camión de basura y permitirse sentir las emociones. No censures, no pienses, no selecciones qué sentir, no juzgues, no analices, siente las emociones que tu ego trae para procesar. Escucha al ego, no te involucres en la historia, sé un observador de lo que sucede dentro de ti; "Mirar" y "Sentir" es, en dos palabras, procesar y eliminar la basura emocional. Esta técnica para lidiar con la basura emocional se le conoce como “atención plena” y consiste en actuar como un testigo silencioso enfocado en tus pensamientos y emociones, esta observación silenciosa produce desapego de lo que estás experimentando porque no se puede ser el observador y el observado al mismo tiempo, esta separación en dos entidades se traduce en desapego y la observación silenciosa produce calma cuando la mente está expuesta a las emociones. La atención plena también es una forma de meditación en la que reconoces y observas con absoluta neutralidad los pensamientos y sentimientos involuntarios. De nuevo, la neutralidad absoluta hacia los pensamientos y emociones involuntarios produce ecuanimidad. La atención plena estimula el desapego y la ecuanimidad.

En una analogía más compleja, el ego es como nuestro mayordomo espiritual; se encarga de nuestras funciones corporales cuando dormimos como la respiración y de todas las funciones involuntarias como la circulación de la sangre, la digestión y la temperatura corporal. Nos protege de lesiones, dolor y muerte advirtiéndonos sobre disfunciones, riesgos y peligros, por lo tanto, el ego es por naturaleza suspicaz y desconfiado. El ego es un instrumento de supervivencia y busca la homeostasis y la estabilidad.

A través de la vida, alimentamos nuestro ego con experiencias y le enseñamos principios a medida que los aprendemos. Compartimos con él nuestro sistema de creencias, lo capacitamos y lo empoderamos, le permitimos analizar e interpretar situaciones, por lo tanto, el ego comenta, juzga, critica y se queja, muy pronto el ego se hace cargo de nuestros pensamientos y nuestra mente y lo más importante, de nuestra identidad. ¡Y lo programamos nosotros mismos! Lo que comenzó como una pequeña parte de nuestra mente con funciones limitadas, ha crecido hasta convertirse en una entidad independiente extremadamente resistente al cambio o a la reprogramación, el ego se ha convertido en una entidad poderosa que dirige nuestra vida. Un ego empoderado puede mantenernos paralizados por el miedo imaginando situaciones futuras que no existen, o puede mantenernos apegados al pasado, a lo conocido y familiar donde nos sentimos seguros. El ego puede paralizar nuestra mente con su cotorreo incesante, el ego puede y va a congestionar e interrumpir las líneas de comunicación entre la mente y el ser superior hasta el punto de que no podemos recibir guía divina mientras alberguemos a este implacable torturador dentro de nosotros y necesitamos mantener contacto con el espíritu, es nuestra fuente, nuestra energía vital. Una vez que el ego alcanza este nivel de influencia, el ego se ha apoderado de nuestra mente, mente y ego se convierten en sinónimos y ambos términos son intercambiables.

Para dejar de ser controlado por el ego-mente, debes limpiar tu subconsciente de la basura emocional y vivir en el aquí y el ahora. Para vivir en el aquí y el ahora simplemente necesitas renunciar a las largas estancias mentales en el futuro y el pasado. La mente nunca existe en el presente, solo en el futuro y el pasado.

Seamos claros, el ego no es bueno o malo, el ego actúa como ha sido programado para actuar, el ego puede ser nuestro dueño, nuestro peor enemigo o nuestro fiel servidor y aliado, todo depende de si el ego es dirigido a realizar las funciones a las que originalmente estaba destinado. Esto no es complicado, somos espíritus usando un cuerpo para experimentar la vida en la tierra, experimentamos la vida a través de los sentidos de nuestro cuerpo, y los 5 sentidos envían impresiones a nuestra mente para aprender y almacenar y también tenemos el ego que cree que somos nuestro cuerpo y por lo tanto, ignora al espíritu y busca respuestas en otro lugar.

Si conscientemente reconoces y aceptas al ego como una parte legítima e inevitable de ti mismo, el ego se transformará en una parte útil de tu personalidad. El ego no es malvado; es nuestro malentendido y mal manejo del ego lo que crea problemas. El ego continuará desafiándote mientras no lo reconozcas, pero, una vez que reconoces y entiendes el ego, te complementa en lugar de luchar contra ti, y lo que parecía solo negativo ahora se revela como un valioso y positivo compañero.

Una paz mental duradera solo es posible cuando aceptamos quiénes somos realmente y creamos una asociación armoniosa con el ego para operar un servicio de limpieza permanente de nuestro subconsciente, este servicio de limpieza es parte de la homeostasis general de nuestro cuerpo. Para establecer esta asociación debemos lograr una separación, nosotros somos el alma y el ego es un instrumento. La des-identificación de nuestro ego es esencial para entender quiénes somos realmente.

El Espíritu

"La realidad es meramente una ilusión, aunque muy persistente" Albert Einstein

No hay forma de probar que hay un alma que da vida y sobrevive al cuerpo humano, no hay ecuación matemática que describa el espíritu y no hay información controlada experimentalmente y verificable sobre las almas tanto aquí en la tierra como después de la muerte, simplemente porque los espíritus son seres no físicos. Como en el caso de Dios, el espíritu no puede ser explicado o descrito en lenguaje humano, está más allá de los sentidos y la comprensión humana, de hecho, el espíritu es inefable. Por cierto, esta descripción torpe del espíritu sería completamente innecesaria en la cultura oriental.

Por lo general, asociamos espíritus con la muerte o más bien hablamos de espíritus como si no pertenecieran a este mundo sino al más allá, sin embargo, somos espíritus y cuando "vivimos" en el mundo físico usamos un cuerpo, como un traje de buzo o un traje espacial que nos permite, a los espíritus, interactuar con el mundo. El cuerpo humano es entonces un vehículo para que el espíritu experimente la vida en la tierra. El cuerpo tiene una vida promedio de varias décadas, mientras que el espíritu es eterno y como el espíritu es inmortal, somos espíritu y no el cuerpo temporal que usamos aquí en la tierra. Por ahora, no nos preocupa el espíritu libre, el que no tiene el estorbo del cuerpo, estamos interesados en la vida en la tierra, por ahora. El espíritu encarnado está severamente limitado por el cuerpo, desde los movimientos y la comunicación hasta el aprendizaje y la capacidad de comprensión, además, los espíritus encarnados sufren de memoria limitada y de ilusiones. Para los espíritus libres, llegar al mundo físico no es algo que anhelan, e irónicamente, celebramos un nacimiento y lloramos la muerte.

El cuerpo humano está sujeto a vivir ilusiones y estas ilusiones ayudan a mantener el espíritu inconsciente, inconsciente de su verdadera naturaleza. El cerebro es fácilmente engañado, los magos se ganan la vida engañando al cerebro y muchas experiencias humanas, si no todas, son solo ilusiones, un producto de nuestra imaginación.

Nuestros cinco sentidos envían señales al cerebro y el cerebro interpreta esas señales. El mundo y todo lo que hay en él es una ilusión, una proyección de la mente, así que desde el nacimiento hasta la muerte, la vida como ser humano es muy limitante y confusa para el espíritu. Solo vemos, oímos, olemos, saboreamos y sentimos una pequeña porción del mundo que nos rodea, y en realidad nunca experimentamos el mundo físico directamente, todo lo que sentimos son impresiones reconstruidas por el cerebro.

Las limitaciones de nuestros cuerpos sirven para crear las ilusiones. La luz, por ejemplo, es una pequeña sección de todo el espectro electromagnético. El cerebro forma imágenes a partir de ondas de luz que rebotan en un objeto y entran en nuestro ojo y luego usa las experiencias pasadas para darle sentido a lo que vemos, este proceso dura una décima de segundo y el cerebro adivina para compensar este retraso. Las ilusiones ópticas aprovechan esta suposición para engañar a nuestro cerebro y hacerle ver lo que esperamos ver, lo cual puede o no ser real.

Los colores solo existen en nuestro cerebro, la mente transforma la luz en color. En una habitación con paredes pintadas de rojo, el pigmento de la pintura roja refleja la luz roja solamente y absorbe todos los demás colores por lo tanto solo vemos la luz que reflejan las paredes y el cerebro interpreta este reflejo como rojo. Si apagamos la habitación, no se refleja la luz, y si no llega luz a la retina no hay color. Por lo tanto, el universo realmente no existe si dejamos de ver.

De manera similar, podemos escuchar una sección del campo auditivo, y un sonido solo existe si una onda de sonido llega al oído de alguien, el tímpano recoge la onda y se produce una vibración, entonces el cerebro transforma esa vibración en sonido, el sonido solo existe en la mente. ¿Hace un sonido un árbol que cae en un bosque? La respuesta es no. El árbol que cae produce una onda de sonido que viaja por el aire, pero si no hay un tímpano para detectar la onda de sonido, no hay sonido. Incluso cuando escuchamos un sonido, este puede ser alterado por el cerebro, cuando el cerebro espera escuchar algo el cerebro cambia el sonido real para cumplir con nuestras expectativas, por lo tanto, la audición puede ser condicionada.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-12 show above.)