Excerpt for Cada Día Más Fuerte by ,
,
& , available in its entirety at Smashwords

Cada Día Más Fuerte




Producidas por Emocional Café
www.EmocionalCafe.com

Autores:

Xiomara Mayo Ingram
Lucion Ouellette
Frank Felix Tavarez











Derechos de Autor © 2018 Emocional Café

Todos los derechos reservados.

www.EmocionalCafe.com

Emocional Café es un Servicio de Outsource Initiatives, proporcionando recursos y servicios de Life Coaching Profesional a individuos, parejas, familias, grupos y organizaciones; Con sede en Florida Central, Estados Unidos.

ISBN: 9781370238156



Dedicación


Este libro va dedicado a todas aquellas personas que se han sentido aplastados por la vida. Aquellos que han enfrentado grandes dificultades y obstáculos; quienes han sido profundamente afectados por la adversidad y en algunos casos pérdidas irreparables de sus seres queridos.


Para ti, amigo lector, que pudiendo darte por vencido, encuentras en tu interior una pequeña mecha que no se apaga, que te empuja a seguir aunque a veces no encuentras el sentido a nada de lo que sucede a tu alrededor. Para ti que hoy sostienes este libro en tus manos en la búsqueda de respuestas a tus tantas preguntas o simplemente tratando de encontrar algún tipo de motivación que te empuje a continuar.


Recibe las experiencias plasmadas en este libro como un bálsamo para tu alma, esperando que la lectura del mismo contribuya con tu fortalecimiento interior.



*********



Emocional Café ofrece sesiones privadas de coaching a través de Skype™. También llevamos a cabo Bootcamps -Retiros Intensivos- de tres, cinco o siete días, proporcionando una vía rápida hacia el auto-mejoramiento. Trabajamos con individuos, parejas, grupos y organizaciones para ayudar a ser Cada Día Más Fuerte.


Visítenos en www.EmocionalCafe.com.

Porque los sueños solo funcionan si los hacemos funcionar.









Contenidos



Introducción

LEVANTARSE
Haciendo Nuevas Resoluciones
El Poner Límites

COMPROMISO

El Poder de la Autoestima

Las Cosas Son Como Son
AVENTURAR

Ante El Miedo Al Fracaso

Deslizándonos Por Las Montañas

ACCIONAR

Encuentros Tóxicos

Mentalidad de Campo de Batalla

PERSPECTIVA

Conectando Con Nuestro Niño Interior

Es Cuestión de Perspectiva

La Verdad de la Perspectiva

FORTALEZA

Sin Paciencia No Hay Acción

Fortaleza de Carácter

SANAR

El Dolor Innecesario

Muéstrame Tus Cicatrices

HONESTIDAD

Simplemente Honestidad

La Verdad Sobre la Honestidad

TOLERANCIA

Está Bien Ser Diferente

Viviendo Con Nuestras Espinas

CORAJE

La Acción Cura El Miedo

Valentía Más Allá de lo Imaginable

PAZ

Dejando Ir

Balance Positivo

CONCLUSIÓN

SOBRE LOS AUTORES






Introducción


Hay momentos en que inevitablemente deseamos darnos por vencido, “tirar la toalla” como dirían muchos. Momentos en que parecería ningún esfuerzo que hacemos sirve, y todo parece ir de mal en peor.


Quizás para algunos se trata de una adversidad o tragedia de cualquier naturaleza. Para otros es enfrentar una situación de salud ya sea propia o de algún ser querido. A veces puede ser la ruptura de una relación en la que habíamos puesto toda nuestra ilusion. En otros casos puede ser un sueño roto.


No importa cual sea la circunstancia, ese momento de desesperanza nos agobia de tal manera que sentimos no podemos seguir adelante; no tenemos fuerzas para dar ni siquiera un solo paso más.


Este sentir no es exclusivo de algunos. Me atrevería a asegurar que todos lo hemos sentido. Y de hecho, es algo humanamente normal. Sin embargo, aunque podemos entender esto a nivel racional, la carga emocional que nos agobia es sencillamente drenante y no sabemos como salir de ahí.


Cada Día Más Fuerte” es la segunda recopilación de experiencias personales plasmadas de manera tal que ilustren las diversas formas en que podemos levantarnos de las caídas, sacudirnos el desaliento y seguir adelante cada vez más fortalecidos. En estas lecturas compartimos aprendizajes, algunos simples y rápidos, otros largos y ciertamente dolorosos.


Pero con cada vivencia hemos experimentado crecimiento y nos hemos podido dar cuenta que efectivamente son los medios a través de los cuales muchas veces hemos sido fortalecidos en nuestro interior.


Puede ser que hoy estás atravesando un momento difícil; quizás ya lo atravesaste y sencillamente estas en el proceso de levantarte. No importa cual sea tu caso, a través de estas páginas podrás identificarte y encontrar la motivación para continuar hacia adelante sin que tus circunstancias te sigan impidiendo avanzar o te empujen hacia atrás.


Espero que las lecturas de “Cada Día Más Fuerte” te sirvan de motivación para inmediatamente levantarte, adoptar una nueva actitud y seguir tu camino de crecimiento. Que puedas cobrar nuevo ánimo con cada relato y sobre todo, que estos te ayuden a descubrir el camino hacia tu propia fortaleza interior.







"Las cosas malas suceden; cómo respondo a ellas define mi carácter y mi calidad de vida. Puedo elegir sentarme en la tristeza perpetua, inmovilizado por la gravedad de mi pérdida, o puedo elegir levantarme del dolor y atesorar el regalo más precioso que tengo, la vida misma."


Walter Anderson








Levantarse


Todos estamos familiarizados con los extremos. Lo bueno y lo malo, lo hermoso y lo feo, mucho y poco, y así la lista continúa. De la misma forma, los seres humanos nos encontramos divididos en dos grandes categorías.


Algunas personas parecen estar armadas de un material especial que les permite sobrevivir sin importar lo que les toque enfrentar. Pueden venir grandes tormentas, obstáculos, desafíos, cambios inesperados, sorpresas (no agradables), y lejos de ser razones para desplomarse y quedarse abajo, se levantan cada día con más determinación, fuerza y ánimo.


Hacen frente a lo que sea y con su mejor actitud. Por ende, estas personas siempre se muestran agradecidos con la vida y representan ejemplos e inspiración para los demás.


Contrariamente, existe otro grupo de individuos que no necesitan que les pasen muchas cosas para encontrar una excusa para darse por vencidos y pasarse el resto de sus vidas en autoconmiseración. Culpan a las personas que les rodean, a las circunstancias que se les presentaron, se quejan de no haber tenido oportunidades y de ser víctimas de la mala suerte. Representan a esos que se sienten que la vida les debe y raramente conectan con la gratitud.


No importa cuantas veces nos caigamos, no importa los desalientos, no importa que en algún momento perdamos las fuerzas, lo verdaderamente importante es no quedarnos abajo. Levantarnos y con la vista en alto mirar hacia adelante dando pasos para movernos del lugar en donde estábamos.


Siempre habrán nuevas oportunidades, siempre habrán nuevos logros, siempre podremos intentarlo o redefinir nuestro andar, pero solamente si nos levantamos en nuestro interior y tomamos la firme decisión de no quedarnos abajo, en el lamento, en las circunstancias.

Hoy es el día para decidir a cuál grupo quieres pertenecer. Al de los que se quedan abajo o a los que se levantan airosos y redefinen su historia a seguir.







Haciendo Nuevas Resoluciones

por Xiomara Mayo Ingram



Por lo general asociamos las resoluciones con el comienzo de un nuevo año. Hacer la resolución de realizar cambios importantes en la vida no debe ser un hecho aislado, ni debe hacerse una vez al año. A veces necesitamos intensificar y redefinir nuestros compromisos, actitudes e intenciones diariamente.


Definir resoluciones no es tarea fácil. Especialmente cuando no tenemos muy claro lo que deseamos. En la mayoría de las veces creemos que sí sabemos, pero la realidad es otra.

Recuerdo años atrás, cuando dí inicio a esta práctica. Sentada en el piso de mi habitación, cuaderno en mano, múltiples revistas en caso de necesitar imágenes, y con el firme deseo de definir mis metas para el nuevo ciclo. Sin embargo, mi mente estaba en blanco.


Es importante aclarar que estoy a favor de las resoluciones, no solamente al inicio de un nuevo año, pero en cualquier momento en que necesitamos redefinir nuestra vida, nuestros objetivos, propósitos y acciones a seguir. Lo que no estoy de acuerdo es en llevar a cabo este ejercicio en forma mecánica, sin percatarnos de cómo el mismo puede hacer una gran diferencia en nuestras vidas. No estoy de acuerdo en cómo tratamos de ajustar nuestra vida acomodandola a nuestros apegos y en algunos casos a nuestros deseos absurdos, negandonos a fluir con la vida mientras tratamos a toda costa de evitar lo nuevo.


Al final se trata de que no estamos dispuestos a hacer lo que nos corresponde para verdaderamente lograr eso que deseamos, y en casos extremos nos llena de miedo el soltar lo conocido para atrevernos a vivir sin reservas.


Me tomó tiempo descubrir esta verdad. Me tomó tiempo aprender a ser honesta conmigo misma y ponerle nombre a lo que deseaba y necesitaba para poder seguir adelante. Me tomó tiempo aceptar la vida en sus términos y lograr sentirme en paz y armonía.


Mis resoluciones eran tan diversas como las formas y colores que existen. Algunas eran realistas y accesibles. Otras eran vagas y sin sentido. Pero a medida que yo seguía trabajando conmigo misma y creciendo emocionalmente, poco a poco mis metas se alineaban con la persona en que me iba convirtiendo.


Me di cuenta de que mis resoluciones iban a ser logradas solamente en la medida en que yo estuviera dispuesta a hacer lo que me correspondía. Mientras más importancia tenía el resultado deseado, más dispuesta yo estaba a llevar a cabo todas las acciones necesarias para lograrlo.


También descubrí que mis resoluciones están empujadas por mis motivaciones, algunas están guardadas tan secretamente en mi interior que hasta a mi misma se me hacen difíciles de reconocer.


Entonces lo entendi claramente.


Las resoluciones, en cualquier momento en que yo decido formularlas, no son para complacer a los demás o conseguir su validación. Son más bien para mi persona y propio bienestar.


Las resoluciones conllevan acciones porque nada pasa por casualidad o sin esfuerzo. Declaran lo que quiero e implican lo que estoy dispuesta a hacer para lograrlas.


Las resoluciones reflejan quién soy, mis valores y principios, mis sueños e ideales. Me empujan a ser mejor persona y a dar más de mi. Son como una alfombra mágica que me eleva por encima de lo cómodo, lo conocido y lo ya logrado, hacia un nuevo mundo de posibilidades, novedades y retos.


Las resoluciones no son absolutistas. No están escritas en piedra. Puedo hacer ajustes, sobre todo si en la marcha me doy cuenta de que sigo cambiando y me intereso en nuevas metas que representan ser aún mejores que las pautadas hasta el momento.


Las resoluciones me proporcionan dirección y enfoque para que tenga claro hacia dónde quiero ir.


No importa si se trata de perder peso, cambiar de trabajo, iniciar o terminar una relación amorosa, hacer una reubicación geográfica, nuevas habilidades a aprender o conocimientos a adquirir, cualquiera que sea la resolución que tienes en tu mente para un nuevo ciclo, pon todo tu empeño y enfoque. Al final, podrás constatar por ti mismo que el resultado de tener resoluciones combina el sentirnos satisfechos por el logro alcanzado con una versión mejorada de quienes somos.







El Poner Límites

por Xiomara Mayo Ingram


Sabemos lo importante que es poner límites, pero honestamente es algo que se nos hace muy difícil y a lo que ponemos mucha resistencia a pesar de cuán necesario es que lo hagamos.


Hay varias razones por las que nos cuesta tanto poner límites. Quizás nunca aprendimos sobre los límites y cómo ponerlos cuando estábamos creciendo. Tal vez tenemos una distorsión en nuestro pensamiento creyendo que si ponemos límites somos malas personas. Otra de las razones más comunes es el miedo a la reacción de los demás, temiendo que nos dejen de querer o que se distancien de nosotros.


Sin embargo, es importante que sepas que la incapacidad de poner límites tiene un impacto negativo directo sobre nuestra autoestima. Afecta no solo la forma en que nos vemos a nosotros mismos sino también cómo nos ven otros. Los demás dejan de respetarnos porque no nos estamos respetando a nosotros mismos primero. Comenzamos a alimentar dependencias insanas hacia otras personas asumiendo que necesitamos que decidan por nosotros, que nos rescaten. Nos sentimos miserables, débiles e incapaces. Finalmente, nos llenamos de resentimiento ante la impotencia que manejamos sobre nuestra falta de control y dejar que los demás se impongan en nuestras vidas.


Cuando hablamos de poner límites por lo general entendemos que se refiere a poner límites a los demás. Sin embargo, el límite más importante es el que nos ponemos a nosotros mismos.

Se le pone límites a las personas tóxicas que nos drenan, nos invaden, que siempre se están quejando y cargandonos con su negatividad. Igualmente a aquellas personas posiblemente “bien intencionadas” que quieren controlar tu vida y decidir por ti. Tu eres responsable de tus propias decisiones así como de tus consecuencias.


Por otro lado, tenemos que aplicar el ponernos límites a nosotros mismos cuando nos encontramos queriendo controlar a los demás, cuando nos desenfocamos comparándonos con otros (lo que hace o no hace, lo que tiene o no tiene, dónde va o no va, etc…), cuando nos encontramos administrando pobremente nuestro tiempo, cuando nos encontramos actuando arropados por nuestros patrones insanos (actitudes o comportamientos) y cuando nos encontramos haciendo lo que no queremos hacer (independientemente de las supuestas razones que podamos argumentar).


Es una gran ironía, pero a través del poner límites estamos más en armonía con nosotros mismos y por ende, nos sentimos mucho más empoderados y felices.





Compromiso


Ya sea que se trate de una relación con alguien especial, un amigo cercano, un hermano u otro miembro de la familia, o incluso con nosotros mismos, hay un aspecto importante muy implicado en todas las relaciones. El Compromiso.


Independientemente de la relación en particular, debemos entender primero la importancia del compromiso con nosotros mismos. Ninguna otra relación puede prosperar si no estamos dispuestos a comprometernos con nuestro carácter personal y crecimiento emocional. Por lo tanto, el primer compromiso que hacemos con cualquier otra persona es el cuidarnos a nosotros mismos.


Cuando alguien está abusando del alcohol o las drogas, se ve involucrado en algún asunto marital o cualquier actividad autodestructiva, sólo está mostrando compromiso con la autodestrucción.


En algún momento, tenemos que llegar al punto donde reconocemos la importancia de cuidar bien de nosotros mismos. Ya se trate de una adicción o de algo más simple como el mantener una dieta saludable y hacer suficiente ejercicio, tenemos que encontrar un sentido de compromiso personal para perseverar y superar estas luchas.


Si algo es importante para nosotros, debemos encontrar la dedicación para hacer lo mejor que podamos. Nuestra calidad de vida y las relaciones dentro de ella dependen de nuestra capacidad para asumir la responsabilidad de ser la mejor versión de nosotros mismos.


Cuando estamos bien con nosotros mismos, nuestras relaciones florecen y nuestro futuro parece ser más prometedor porque nos sentimos en control. Cuando nos manejamos mostrando autocontrol, las posibilidades son infinitas.